Comparte este artículo:

Estudiar alemán te puede abrir las puertas del mundo, hoy en día este idioma es muy utilizado en diversos ámbitos a nivel global, por ejemplo, en el campo de la ciencia y los negocios. A lo largo del tiempo el aprendizaje de este idioma se ha convertido en algo tan valioso que incluso hoy en día tienes posibilidades de interactuar con el país más poderoso de la Unión Europea.

De acuerdo a datos del gobierno alemán, en la actualidad existen 15.4 millones de personas que hablan alemán en todo el mundo, lo que lo convierte en el segundo idioma más hablado en la Unión Europea.
Existen infinidad de buenas razones para elegir el alemán como una lengua para aprender, desde mejores oportunidades laborales a nivel nacional e internacional, hasta disfrutar de una nueva cultura, no olvidemos que el alemán es el idioma de grandes personajes como Goethe y Bach. Para conocer más razones para estudiar alemán visita: Infografía: ¿Por qué aprender alemán?

Así como existen muchas razones para aprender el idioma, también existen algunos temores al estudiar alemán, el principal de todos ellos es la dificultad del idioma. Seguramente en más de una ocasión has escuchado esta afirmación, sin embargo, algo tiene de cierto. Por eso en este artículo te presentamos algunas dificultades del idioma alemán para que puedas dominarlas sin problema.

Existen áreas del idioma que son más complejas y difíciles que otras, pero mucho se resuelve con la forma en que se enseña el alemán, y del mismo modo depende de la habilidad de cada persona para dominar los idiomas y claro de qué tan frecuente lo practique.

Mucho se habla de que el idioma alemán es difícil por sus declinaciones o porque tiene palabras muy largas, sentimos decirles que esto no es el mayor de sus problemas. Además, el alemán sólo usa palabras largas cuando se quiere describir un concepto con mucha precisión, en lugar de utilizar varias palabras. Dentro de las palabras más largas que encontrarás está por ejemplo Europameisterschaft o Nahrungsmittelunverträglichkeit (indigestión estomacal), será un reto pronunciarlas pero nada que no podamos hacer.

A continuación te mostraremos los aspectos del alemán a los que deberías dedicar más tiempo en tus horarios de estudio y prestar más atención durante tus clases:

Vocabulario

  1. El alemán tiene un vocabulario interminable, se dice que los alemanes utilizan alrededor de 4,000 palabras en su vocabulario habitual, una gran diferencia de palabras si lo comparamos con el español, en donde utilizamos alrededor de 1,000 palabras.
  2. El español y otros idiomas como el francés y el italiano, tienen palabras cuyo origen proviene del latín, lo que hace que su vocabulario sea más fácil de intuir, sin embargo, en alemán existen muchas palabras que sólo tienen origen germano, por lo que su significado es difícil de intuir.
  3. Algunas palabras son separables, otras veces dos o más palabras se juntan para formar una sola, y estas palabras nuevas son difíciles de encontrar en los diccionarios.
  4. Al decir los números las unidades se dicen antes que las decenas. Por ejemplo para decir 25, empezaríamos diciendo el número 5 y finalmente el número 20.

Gramática

  1. Cada palabra en alemán tiene su género y plural. Existen reglas que nos ayudan a identificar qué palabra es de qué género u otro. El alemán suele ser más preciso, por lo que el aprender estas reglas será fundamental para darte a entender. En alemán existen tres géneros: el femenino, masculino y neutro.
  2. Los adjetivos y los pronombres se declinan de forma más compleja que en español, por ejemplo, existen tres tipos de declinaciones: fuerte, débil y mixta.
  3. El orden de las palabras en las oraciones es diferente que en español, de hecho, el orden es uno de los aspectos de suma importancia. El orden es alterado por el uso de conjunciones subordinados, es decir cuando el verbo se coloca al final de la oración.
  4. Como en inglés, el alemán también tiene “phrasal verbs”, estos son los verbos que tienen un prefijo, palabra que cambia por completo el significado del verbo. Existen alrededor de 25 prefijos que pueden cambiar los significados de los verbos.  
  5. Los pronombres personales en alemán siempre deben estar presentes, esto quiere decir que todo el tiempo hay que decir “ich” o”du” en una oración, algo que es diferente en español, ya que en este caso son opcionales y se pueden eliminar.  
  6. Hablando específicamente del plural, su formación es más difícil que en español, ya que en algunas ocasiones es idéntico al singular, en otras se tiene que añadir una terminación, o bien, puede existir un cambio vocálico. Lamentablemente, existen muchas terminaciones y cambios vocálicos. También existen casos en donde las palabras tienen doble plural o tienen un plural especial.
  7. En alemán existen tres verbos auxiliares: haben (haber), sein (ser/estar) y werden (convertirse). A la hora de formar algunos tiempos verbales, tendrás que usar los verbos haben y sein.     

Pronunciación

  1. Las palabras en alemán suenan exactamente igual como se escriben, a excepción de algunas vocales y consonantes que tienen un sonido diferente al que estamos acostumbrados en español, por ejemplo la w que suena como v y la v que suena como f.
  2.  El alfabeto alemán es diferente al español, incluso incluye algunas vocales y consonantes nuevas, que también agrega sonidos nuevos a tu vocabulario.
  3. Las vocales principales, es decir, “a,e,i,o,u” tienen el mismo sonido que en español, sin embargo, en muchas ocasiones veremos que en una palabra se juntan dos vocales, como sucede en francés, cuando dos vocales están unidas, entonces su sonido cambia. Los casos más típicos en alemán son “ei” que suena como “ai” y el “eu” que suena como “oi”.  
  4. Así como pasa con las vocales, cuando se juntan dos consonantes, el sonido debe cambiar ligeramente, ya que cada letra debe ser pronunciada.

ortografía

A pesar de que son muchos los rumores que se escuchan sobre la dificultad del idioma alemán y muchas las razones que lo hacen complejo, no existe nada peor que no intentarlo, sería como no ver una película porque dicen que es difícil de entender. El alemán sí es complejo pero no tanto como lo pintan. Sólo es cuestión de perder el miedo y prestar más atención a aquellos detalles que lo hacen “difícil”.

Recuerda que la pasión, el compromiso y la motivación hacen la gran diferencia entre el éxito y el fracaso. Nosotros te recomendamos que no te des por vencido y que por el contrario practiques y estudies mucho para que muy pronto puedas hablar alemán.

Otros artículos que te pueden interesar son:

Aprender alemán ¿por dónde empezar?

Visa para estudiar alemán en Alemania

Comparte este artículo: