Comparte este artículo:

El guacamole es uno de los platillos que más destacan de la gastronomía mexicana, ya que es el perfecto acompañante de cualquier comida, especialmente si hablamos de carnes, aunque también puede servir como botana y acompañante de unos buenos tequilas.

Esta receta cuenta con una leyenda prehispánica, se dice que Quetzalcoatl ofreció la receta del guacamole a su pueblo, quienes se encargaron de extenderlo al resto de los pueblos mesoamericanos. El nombre de guacamole proviene del náhuatl “Ahuacatl” y “molli” que juntos significan salsa de aguacate.

El guacamole tiene como ingrediente principal el aguacate, de hecho, es más como una salsa, por lo tanto, existen muchísimas formas de prepararlo, ya sea por la región en la que se vive, por secretos de familia o gustos propios. Se dice que la receta original lleva aguacate machacado, jugo de limón, jitomate y chile. Lo cierto es que no importa como lo prepares, esta salsa es el complemento perfecto para tus platillos.

El guacamole es famoso en todo el mundo, tal es así que en Estados Unidos existe una variante del guacamole con mayonesa, donde se utiliza como dip y se come con totopos o como salsa con algunas carnes. Incluso, en lugares donde el aguacate es costoso, el guacamole es considerado un lujo y una exquisitez.

Este platillo es tan famoso que se puede encontrar en cualquier restaurante mexicano, incluso aunque este sea del tipo Tex-Mex. Sin embargo, si quieres prepararlo en casa, aquí te dejamos una receta súper fácil de hacer que te encantará.

Receta

Ingredientes

  • 3 aguacates medianos (maduros)
  • 1 cebolla mediana picada
  • 1 o 2 limones (lima en Alemania)
  • 1 chile serrano (o al gusto)
  • Cilantro fresco desinfectado y picado
  • Sal al gusto

Preparación

  1. Corta los aguacates y sepáralos por la mitad para que puedas quitarle el hueso. Saca la pulpa de los aguacates con una cuchara y ponlos en un plato o recipiente.
  2. Machaca los aguacates con un tenedor o mortero si es que tienes hasta que se forme una mezcla cremosa, como si fuera un puré.
  3. Una vez que esté listo, agrega el jugo de limón o lima, esto para darle un mejor sabor y evitar que el aguacate se oxide.
  4. Agrega la cebolla picada, el cilantro y el chile serrano, igualmente picado.
  5. Sazona con sal al gusto.
  6. ¡Listo! Puedes acompañarlos con totopos o como salsa para tacos.

Tip: En algunas regiones de México, el guacamole también lleva jitomate, si te gusta puedes agregarlo a la mezcla.

 

El guacamole tiene dos versiones principales, una en la que se muele todo y la otra que lleva trozos de aguacate. El primero es el más popular y el que encontraremos en la mayor parte de las taquerías o pequeños restaurantes, porque rinde más. Mientras que el que lleva los trozos de aguacate se suele preparar más en los hogares, por eso te hemos compartido esta receta.

Si quieres a esta receta le puedes agregar tu toque personal, dependiendo de lo que le guste a ti y a tu familia. Ya sea que vivas en México o Alemania, encontrar aguacates es fácil, ya que en la mayoría de los supermercados o mercados los encontrarás. Aunque, en Alemania suelen ser un poco más caros. En ambos lugares es posible encontrar guacamole empaquetado, pero nosotros te recomendamos que lo hagas tu mismo ya que de esta forma será más fresco, y además la receta es muy sencilla.

Recuerda que si quieres recibir más recetas de platillos mexicanos, puedes seguirnos en nuestras redes sociales o registrarte en nuestro newsletter.

 

Comparte este artículo: